Lo siento, aquí no bordamos cojines. Charlotte Perriand.


charlotte-perriand-herstory-iloveherstory

Charlotte Perriand en la Savoia. 1935

Cuando Charlotte Perriand tenía 24 años fue al estudio de Le Corbusier en el número 35 rue de Sèvres de París. Era 1927 y le pidió trabajo como diseñadora de interiores. Hasta ese momento el estudio no tenía una división de interiorismo que diseñara muebles. Le Corbusier le dijo: lo siento, aquí no bordamos cojines y la invitó a irse. Unos meses más tarde el primo de Le Corbusier, Pierre Jeanneret, le llevó a ver la instalación Bar sous le Toit, un interiorismo de Charlotte Perriand para la exposición Salón de Otoño de París. Después de verlo, Le Corbusier que era sexista y maleducado, pero no tonto, la invitó a unirse a su estudio. La trayectoria de Perriand en el estudio Le Corbusier permitió firmar junto a Edouard Jeanneret piezas como la  B306 Chaise Longue, (1928), la B301 Fauteuil Dossier, (1928) o la B302 Swivel Chair, (1928-29).

Bar sus le toit Bar sous le Toit

Bar sous le Toit se instaló en el que era su apartamento de recién casa en la plaza de Saint Sulpice y el éxito que tuvo al exponerse fue el inicio de su carrera como diseñadora. Logra en él un ambiente de lujo casual que preconiza la vanguardista aplicada a la arquitectura de interiores y que le vale muy buenas críticas. En el comedor de este apartamento, Charlotte Perriand resuelve ingeniosamente el problema de la falta de espacio. Visualmente, el espacio se amplía gracias a los muchos espejos que cubren los muebles y paredes. Inventa una mesa de madera y aluminio extensible que pasa de cinco a ocho comensales a través de un mecanismo interno bastante innovador. Una manivela desplaza una serie de placas por unos railes y permite alargar la mesa. Junto a ella aparece por primera vez el sillón giratorio B 302 construido sobre el modelo de taburetes giratorios que se utilizaban en las cocinas. Charlotte Perriand añade un respaldo de cuero acolchado unido a un tubo de acero curvado que contiene la espalda y hace más cómoda la postura al sentarse. Los tubos de calefacción curvados se descontextualizan para producir los chasis de cromo de algunas de las piezas. Los colores en las partesmetálicas alegran el ambiente y abohemian el conjunto. Por último, el potente foco de un cohe comprado en Motor Show se convierte en la fuente de iluminación principal.

Fuentes: wikipedia Centre Pompidou: Charlotte Perriand

+ There are no comments

Add yours