Chez Rosalie


Chez_Rosalie_Tobia

Procedente de Italia y con veinte años escasos, Rosalie Tobia llegó a Paris en 1887 al servicio de la princesa Ruspoli. Más tarde pasó a trabajar para Odilon Redon, cuyo novio le pidió en cierta ocasión que posara para él. A raíz de esta experiencia Rosalie decidió hacerse modelo. En 1906 ya demasiado mayor para posar desnuda y demasiado joven para ser retratada como persona de edad, compró una pequeña crémerie en el número 3 de la Rue Campagne Première. De dicha crémerie Rosalie diría que “era un agujero con mesas, sillas y utensilios de cocina, por el que pagué, todo incluido, cuarenta y cinco francos”. Había cuatro mesas de mármol; taburetes con asiento de mimbre, una barra, y detrás de esta una pequeña cocina que daba a un amplio patio: a lo sumo cabían en el local 24 personas.

Durante veinte años, Rosalie fue la reina absoluta de su pequeño dominio, haciendo de madre a los artistas al tiempo que los alimentaba con pastas italianas. Sólo atendía a las personas que le gustaban; cuando un artista no tenía dinero, le daba a crédito, y algunos le pagaban con dibujos en la pared. Algunos de sus parroquianos fueron: Kisling, Soutine, Max Jacob, Salmon, Picasso y Kiki de Montparnasse.

7726-11

Amaba profundamente a los animales y alimentaba hasta las ratas de los establos vecinos. Modigliani era el cliente que le daba a Rosalie más problemas.. A pesar de que era el preferido de Rosalie, se peleaban por cualquier tontería; por ejemplo, porque ella se negara a servirle más vino. Él entonces la insultaba en italiano, y ella le devolvía los insultos y tampoco se quedaba corta. Se tiraban los vasos a la cabeza, en un sus ataques de ira Modigliani arrancaba sus dibujos de las paredes. Sus peleas terminaban tan inesperadamente como habían empezado; ambos se juraban cariño eterno, y Modigliani le hacía dibujos nuevos para las paredes.

Chez Rosalie dejó de existir hace tiempo. En su lugar hay un edificio, se puede ver el google streetview.

 

Edificio

 

Fuente: El Paris de Kiki. Martin Kluver. Tusquets Editores.

+ There are no comments

Add yours