Djuna Barnes


djuna-barnes-en-patchin-place-andrew-field-herstoryDjuna Barnes frente a su apartamento en Patchin Place, en la esquina del Greenwich

Cuando Andrew Field, primer biógrafo de Djuna Barnes (Nueva York 1892- 1982), la llamó a su apartamento del Greenwich Village en 1977 solicitándole una entrevista personal la escritora quiso saber qué pinta tenía. Cuando él dijo que llevaba barba ella respondió que más le valía que se la afeitara para ir a verla. Field, que sólo se la había recortado un poco, llegó acompañado de su esposa Meg. La octogenaria Djuna le preguntó cómo había podido casarse con un hombre con barba. ¡Es repugnante!, exclamó. Tras una pausa agregó que después de todo era mejor así: así no se le veía la cara. Field declara que aquella tarde con Barnes fue la más larga de su vida. Cinco años más tarde ella se mostró alternativamente complacida y furiosa pero más lo segundo que lo primero con el libro de Field, publicado el mismo año de su muerte a los noventa años y calificado por Field como “biografía no autorizada”: la única intervención de la protagonista fue aquella conversación de cuatro horas en el crepúsculo de su vivienda.

Después de su regreso forzoso de París a Estados Unidos cuando estalla la Segunda Guerra Mundial pasa los últimos cuarenta y dos años encerrada en su apartamento de Patchin Place, en una esquina del Greenwich, sobreviviendo gracias a la modesta dotación mensual que recibía de su amiga Peggy Guggenheim. Era la autora de Nightwood (1936), probablemente la novela más importante escrita por una mujer en el siglo XX, dice Field. Así quiero imaginar a quienes alguna vez escribieron una novela de culto. Solos en un apartamento oscuro alfombrado de papeles, olvidados de comer  (forzados a no beber) y tratando a patada por culo a quienes lloriqueaban en el portal suplicando verla (Anïs Nin y Carson McCullers intentaron denodadamente que Miss Barnes les abriera la puerta y sólo encontraron la bilis de la anciana desde la ventana exhortándolas a desaparecer de su vista right now).

Íntegramente en:

http://hannaosemicz.wordpress.com/2012/09/18/la-formidable-djuna-barnes/

+ There are no comments

Add yours