Entrevista a Silvia Lluis directora de Editorial Circe


Silvia Lluís (Barcelona, 1960). Editora y directora de Circe Editorial, premio del Gremio de Libreros a la mejor editora de Barcelona”.

Silvia Lluis Circe EditorialEn Silvia Lluis uno puede ver algo de cada una de las mujeres sobre las que ha publicado. Aunque también editó narrativa en su primera etapa (Amélie Nothomb y Siri Hustvedt se estrenaron en castellano con Circe), han sido las biografías lo que han convertido a esta editorial barcelonesa en un referente.

El catálogo de Circe es un recorrido por las vidas de las mujeres más excepcionales del SXX, en palabras de Silvia “Un batallón de valientes que luchaban por lo que querían”. Anne Sexton, Sylvia Plath, Las Hermanas Mitford, Natalie Barney, Connie Converse, Diane Arbus o Tamara Lempica son solo algunas de las mujeres que reúnen las características para ser “circes”. “Intento que sean mujeres. Aunque una de nuestras primeras biografías fue la de Jaime Gil de Biedma y la hayan seguido obras muy importantes sobre gente como Jacson Pollock o Robert Mapplethorpe, las mujeres son lo primero. Me interesa no repetir personajes de un mismo círculo y en la medida de lo posible que no haya nada publicado sobre ellas en España”.

 

Muchas de ellas habitan en las fotografías que, aquí y allá, tiene Silvia sobre las estanterías, siguen vivas en los cientos de libros repartidos por todo el despacho y la acompañan desde las paredes, en forma de portadas enmarcadas, como una galería de protectores antepasados. Se han convertido en heroínas de su trayectoria profesional pero también inspiran y condicionan su día a día desde que una de ellas le cambiara la vida en 1985. “Había ido a Méjico por trabajo y una amiga me llevó a la casa azul de Frida Kahlo. Allí, delante de sus cosas, en el espejo que debió utilizar tantas veces, pensé: esta vida se ha de publicar. En aquel momento Frida Kahlo era muy poco conocida. Fue un boom. Después de aquello. Fui buscando las que habían ido detrás suyo y fueron saliendo de forma muy natural Isabelle Eberhardt, Isadora Dundan…”

En la intensidad de aquella experiencia sitúa el germen de la editorial. Se confiesa mitómana, tiene una tela que perteneció a Tina Modotti y un bolsito de Nahui Olin; “las dos mejicanas, las dos mujeres que no parecían de este mundo. Hay algo en Méjico, telúrico, que hace que sus mujeres vivan muy intensamente”. Continúa: “Tenemos mucha suerte de haber nacido en esta época, de haber podido estudiar, de ser libres para aproximarnos a las cosas como elijamos; antes (si tus inquietudes diferían de las que la sociedad tenía preparado para ti) te esperaba la locura, la prostitución o ambas cosas a la vez”.

Recuerda entonces a Camille Claudel que nos mira triste desde una de las paredes. Se apena recordando su miseria, su desequilibrio, su falta de reconocimiento. Esa misma desazón se repite en otros momentos de la conversación con Silvia recordando los destinos fatídicos de algunas de las mujeres más icónicas y talentosas del S.XX. “Definitivamente, se puede afirmar que los finales dramáticos son una constante en muchas de las vidas de los personajes de Circe”.

Me habla de una de sus últimas biografiadas Assia Wevill. La segunda de las mujeres y la segunda de las víctimas del tormento que debió ser convivir con el poeta Ted Hughes. Como Sylvia Plath, Assia también puso fin a su vida con el gas de un electrodoméstico. Esta biografía es uno de los títulos de los que Silvia se siente más orgullosa. La obra rompe la dicotomía entre la buena esposa (Sylvia Plath) y la amante sibilina (Assia Wevill) y permite descubrir un personaje fascinante: una mujer compleja, triunfadora, ingeniosa y moderna en una biografía coral que retrata su infancia como exiliada en Israel y la floreciente escena literaria del Londres de los cincuenta.

Otra de las debilidades de esta editora es la biografía de Edie Sedwick. “Tuve la oportunidad de conocer en la feria de Frankfurt a la biógrafa Jean Stein y le di las gracias. Es una barbaridad. ¡Está tan bien construida!. La biografía recorre la historia de una estirpe de triunfadores de Massachussets, Los Sedwick y es un retrato de los primeros años de la Factory de Andy Warhol”. Una foto de Edie Sedwick cuelga a pocos metros. “Que guapa está en esa foto –me dice-, y qué frágil, mira sus brazos, sus ojos pidiendo ayuda siempre.. Me da mucha pena. Conseguí un video dónde sale ella hablando, y eran tan encantadora que entiendes que fuera uno de los personajes más magnéticos de la era pop. Si no se hubiera rodeado de bestias, seguramente, habría hecho cosas más creativas. Se aprovecharon de ella”.

Una de las partes más bonitas del trabajo de Silvia son las historias que le han llegado como regalos del destino. Es el caso de uno de sus últimos títulos “Las siete cajas”. Una historia que conoció por casualidad a través del médico de un familiar. “Las siete cajas” es la historia de Doty Sontheimer, una farmacéutica de Barcelona que encontró en un altillo siete cajas con documentos de su familia. Doty es hija de unos padres judíos que se habían conocido en Barcelona en tiempos de la República y que, acabada la Guerra Civil española, se convirtieron al catolicismo y transformaron sus nombres originales, Kurt y Rosl, en Conrado y Rosel. Doty estudió durante 10 años los documentos y el libro es el resultado vivencial de ese viaje al Holocausto, a los judíos que se refugiaron en la España de Franco. “Como editora cuando conoces una historia así es una bomba. Enseguida ves el potencial. Es tan fuerte… Para ese título preveímos una tirada larga de saque”.

Circe Editorial Detalle Oficina

 Detalles de la oficina de Silvia Lluis.

Hablando de la escritora Jane Bowles, otra de sus biografiadas, me cuenta que, quince años atrás, recibió la carta de una estudiante malagueña. Había leído la biografía de Circe y era una gran fan de la obra literaria de Bowles. Era la época en la que habían condecorado a su marido, Paul Bowles, con el Nobel de literatura y muy poca gente sabía entonces que los restos mortales de ella reposaban en el cementerio de San Miguel de Málaga. La estudiante, que visitaba con regularidad la tumba, fue alertada por los empleados de Parcemasa (empresa gestora del cementerio) de que los restos iban a ser trasladados a una fosa común porque nadie estaba pagando los impuestos que generaba la tumba. La estudiante adquirió por 40.00 pesetas los restos mortales y buscó en Silvia opinión sobre cómo proceder. Fue una acto anónimo. Todavía hoy, la estudiante –al ser contactada por Iloveherstory- nos dice que no le ve interés a la historia normalizando lo mucho que contribuyó a dignificar el penoso descanso de su autora favorita.

Es hora de preguntarle a Silvia por qué hay tan pocas mujeres españolas en su catálogo. Es rotunda. “No reúnen las características necesarias. Hemos hecho a Maruja Mallo. Me han propuesto muchas veces a Mercé Rodoreda pero ya hay mucho escrito sobre ella. ¿Y Felicidad Blanc? -le pregunto-: Mmm, no. “La que sí considero que es muy ‘circiana’ es Marga Gil Roesset”. Reparamos entonces en Zenobia Camprubí, amiga de Marga Gil Roesset y mujer del motivo de la desdicha autodestructiva de Marga, el escritor Juan Ramón Jiménez. Hacemos un aparte: “Pobre Zenobia! Siempre con esos sombreros, como cargada de cosas, disfrazada, aguantando al pesado de Juan Ramón Jiménez”.

Nos sacudimos el cansinismo que produce Juan Ramón Jiménez como personaje y la entrevista continúa hablando sobre la importancia ha tenido la identidad gráfica de Circe en su éxito. “Ha sido muy importante. Es muy reconocible y se ha mantenido a lo largo de estos 27 años. Cuidamos mucho las portadas. Se nota que es una misma mano la que ha elije las portadas. Busco que sean fotografías favorecedoras; que el personaje te mire. Es como si te fuesen buscando desde la mesa de la librería”.

Es una mañana luminosa, el tiempo se acaba, la luz ha ido ascendiendo por las paredes blancas del despacho hasta llegar a media altura. Es entonces cuando como regalo final, Silvia me da el titular de la entrevista:

“No creo que la biografía sea el género menor. Crecí en una casa llena de libros, recuerdo haber leído grandes biografías desde siempre. Para mi es el gran género. Espejos. Realidades de las que aprender. Lecciones de vida”.

Portadas Circe

Algunas de las portadas de las biografías de Editorial Circe.

Más información en la web de editorial Circe 

+ There are no comments

Add yours