Ivy Compton Burnett la escritora de escritores y la de John Waters


Ivy Compton Burnett John Waters

“¿Quieren ir más allá en su búsqueda avanzada de ingenio literario snob y elitista? Por supuesto que quieren pero debo advertirles que tendrán que ganárselo. Intenten leer cualquier novela de Ivy Compton-Burnett. Escribió 20 novelistas oscuras, hilarantes y malvadas entre 1911 y 1969. Escojan cualquiera de ellas. Son bastantes similares entre sí. Poca acción, casi nada de descripción e interminables páginas de diálogo eduardiano, herméticamente sellado, estilizado, afilado, cruel, ponzoñoso. “Cuando tomas un Compton-Burnett en tus manos” comentaba Ivy sobre sus libros “es difícil no volver a dejarlo en su lugar de de nuevo”.

Ivy Compton Burnett estaba obsesionada con el significado exacto del lenguaje, y odiaba describir cualquier cosa que no estuviera incluida en los diálogos de sus personajes. Acostumbraba a pintar una imagen verbal de las personas de sus libros, pero una vez y sólo una vez (generalmente cuando se los presenta en el relato), así que más les vale recordarla, porque a menudo hay treinta páginas de diálogo antes de que alguien sea identificado. Cuando los lectores llegan por fin a esas minúsculas islas de descanso entre los parlamentos, relajan la vista, inspiran profundamente y se sumergen de nuevo en el turbulento remolino lingüístico de Ivy, quien ha sido calificada por algún crítico como la escritora de los escritores.
Sus diálogos reconstruyen todo el tiempo lo que sus personajes quieren decir de verdad. Una vez se ha entendido el ritmo, la chispa, los matices sutiles de la dominación familiar en las palabras de sus personajes, uno se siente superior a las demás personas y sus esfuerzos por expresarse en la vida real.
Con seguridad, se van a perder leyéndola, quizás queden hipnotizados, es probable que incluso se aburran. Pero ni bien se den cuenta de que no están concentrados, de que no están prestando suficiente atención, ¡BANG! una frase formidable va a darles justo entre los ojos y a provocarles escalofríos intelectuales.”
John Waters – Role Models. “Bookworm”

+ There are no comments

Add yours