Katherine Mansfield


The very shadows are my friends

Todavía hay cosas que me gustaría poder hablar con Katherine sobre literatura. Tengo la impresión de que toda mi vida voy a pensar en ella cada cierto tiempo. Parecía una muñeca japonesa, con el flequillo recto peinado a la altura de las cejas. A veces nos mirábamos fijamente, habíamos llegado a una relación sólida, independiente a los cambios del cuerpo, nos hablábamos con los ojos. Tenía los ojos bonitos, un poco perrunos, muy separados en una expresión entre calmada, honesta y triste.

Virginia Wolf sobre Katherine Mansfield. Entrada de su diario. 16 de enero de 1923, una semana después de la muerte de Katherine. 

+ There are no comments

Add yours