Lady Ottoline Morrell. Seis Pies Alta.


“… Aunque no bella, sí vale mucho la pena contemplarla. Al igual que gran parte de la gente pasiva, es muy cuidadosa y puntillosa con su entorno. Se toma las molestias más extremas para hacer descollar su belleza, como si se tratara de algún objeto precioso recogido en una oscura callejuela florentina. Siempre se diría posible que las ricas estadounidenses que acarician su capa persa y la califican de “muy buena” pasen a acariciarle la cara y la califiquen de una obra fina del estilo renacentista tardío; frente y ojos magníficos, el mentón acaso restaurado. La palidez de sus mejillas, el modo en que echa la cabeza hacia atrás y mira vacuamente le da la apariencia de una Medusa de mármol. Su pasividad es curiosa”. 


Virginia Woolf sobre Lady Ottoline Morrell. El viejo Bloomsbury. 

+ There are no comments

Add yours