Madge Gill


Art Brut Queen


Madge Gill fue hija ilegítima y la escondieron hasta la edad de nueve años. Formó  parte de una comitiva de huérfanos que el gobierno inglés hizo emigrar a Canadá para que trabajaran en familias. Acabó en Ontario donde cuidaba animales y hacía de niñera. A los dieciocho años volvió al East End londinense donde vivió con sus tías, muy aficionadas al espiritismo. El primer día que a Madge Gill se le manifestó Myrninerest (que luego se ha traducido como posible: ‘my inner rest-paz interior’) fue el 3 de marzo de 1920. Madge se estaba recuperando de un parto en el que había perdido una hija y el ojo izquierdo. Myrninerest era un espíritu guía que le acompañó toda su vida y le provocaba trances profundos que duraban noches enteras y en los que emprendía de forma obsesiva labores creativas propias de la época: dibujar, escribir, hacer punto, ganchillo, tejer, cantar o tocar el piano. Trabajaba por la noche, con muy poca luz y la cara pegada al lienzo. Como soporte utilizaba cartones y rollos grandes de tela de poca calidad. Con tinta china y una pluma, dibujaba siempre un rostros femeninos ovales,  elegantemente vestidos, con sombrero. Ambientados en un entorno arquitectónico imaginario de grafismos densos. Algunos de sus dibujos podían llegar a medir 36 metros y sólo podían verse en conjunto si se desplegaban. Aunque recibió ofertas, nunca expuso porque pertenecían a Myrninerest.

+ There are no comments

Add yours