El Museo de Isabella Stewart Gardner (i)


Isabell Stewart Gardner en Sevilla (primera a la derecha)

Isabella Stewart Gardner fue una mecenas y patrona del arte americano enamorada del arte europeo. Heredó mucho dinero de su familia (industriales navieros de Nueva York) y se casó con un financiero con medios así que era cuestión de tiempo que la joven soñadora que que se identificaba con los artistas más que con las damas de la era victoriana de Boston, se convirtiera en una mecenas. Fue en los años cincuenta, cuando después de la muerte de su único hijo de dos años por neumonía se puso a coleccionar de forma seria. Reunió  la colección de arte norteamericana con más pintura europea. Su gusto era iconoclasta: no le tenía miedo a las obras que representaban temas mitológicos, desnudos, imaginería religiosa aunque sus esfuerzos se centraron en los retratos de la escuela holandesa.

Una de sus primeras compras importantes ‘El Rapto de Europa de Tiziano’ la asomó al abismo de haber pagado mucho (75.000 $ de 1896), escribió a su dealer Bernard Berenson: “ahora me ves a un paso de la deuda, a un paso del crimen, igual he de pasar hambre el resto de mi vida y pasearme desnuda, y acabar en una cárcel de morosos.” En 1901 escribió: “Creo que voy a ir con nada más que mis perlas puestas a pedir limosna de puerta en puerta. La gente se cree que tengo millones. Probablemente el malentendido viene de la manera en la que gasto mi dinero. Sospecho que soy el único ser americano que gasta TODO lo que tiene en obras de arte y música; quiero decir, en lugar del espectáculo, la carne y bebida. Me encantaría que lo entendieran y me dejaran en paz.”

John Singer Sargent, el retratista más grande de su generación, fue muy amigo de Isabella y tuvo un estudio en el edificio donde pintó algunas de sus obras más importantes.

Gispsy_Dancers_El_Jaleo_Singer_Sargent

‘El Jaleo’ de John Singer Sargent, propiedad de Elisabeth Stewart Gardner

A la muerte de su marido empezó a construir un palacio de inspiración italiana que evocaba la Venecia renacentista para alojar la colección de arte. Isabella controló el diseño y la ejecución de la obra y es responsable de la ubicación de cada detalle arquitectónico.

Isabella Stewart Gardner Venetian Palace Herstory

Isabella subida a una escalera supervisando las obras

Los elementos antiguos traídos de Europa se unieron sin problemas a los nuevos materiales. Se diseñaron baldosas especiales para los suelos, hormigón moderno se usó en algunos de los elementos estructurales y antiguos capiteles se colocaron en lo alto de columnas modernas. El patio interior ajardinado está cubierto por un techo de cristal, con una estructura de apoyo de acero. La simbiosis entre partes antiguas y modernas es tal, que mucha gente pensó que todas ellas se habían importado desde Europa.

Patio Interior del Museo

El museo se abrió al público en 1903. Un día Isabella vió a una mujer intentando recortar un trozo de tapix del siglo XII con unas tijeras y como ya habían desaparecido varos objetos pequeños, decidió cobrar un dólar por entrada y abrir sólo doce días al año. A su muerte, fue donado a la ciudad de Boston con una sóla condición: que la colección y el palacio permaneciesen intactos y en la misma ubicación en la que ella la había dejado. Ninguna pieza podía ser añadida al Museo ni ninguna prestada a otras instituciones. En 1990, ladrones disfrazados de policía robaron trece piezas que no han sido recuperadas: Un Verneer, tres Rembrandt, un Manet, cinco Degas, dos objetos y un cuadro de Govert Flinck en el mayor robo de arte de la historia de Estados Unidos.

 

fuentes:

gardnermuseum.org

museumsyndicate.com

wikipedia.org

 

 

 

+ There are no comments

Add yours