Nico


Nico_Armonio_herstory

 

-A pesar de que odiaba a los hippies, que “andaban siempre tratando de venderte algo”, acabó comprando a un hippie de San Francisco algo tremendamente hippie: un pequeño armonio de la India. Era portátil – si es que un maletón pesadísimo puede considerarse portátil-, aunque a Nico se le antojaba sumamente portátil, puesto que siempre encontraba a algún inocente que cargaba con él gratis. Era la misma clase de órgano que tocaba Allen Ginsberg en sus lecturas de poemas. Los hindúes lo empleaban para sus salmodias, y a ella le permitía no tener que depender de los guitarristas, “que son gente en la que no se puede confiar a la hora de trabajar”, declaraba Nico.

El problema es que no tenía las más remota idea de cómo tocarlo. Se había comprado el chisme porque a veces pensaba que Jim Morrison la había descubierto como música y otras pensaba que era ella quien se había descubierto como música con Jim Morrison.

Dado que era incapaz de transcribir música y no tenía grupo, decidió aprender a componer directamente sobre él. La elección del armonio demuestra tal inteligencia que suele darse por sentado que John Cale, o algún otro músico se lo sugirió. Era una novedad; funcionaba con fuelle, sostenía los acordes, tenía un tono cavernoso y atiplado que combinaba a la perfección con la voz de Nico; era portátil, era étnico y chic y tenía un origen religioso (los misioneros cristianos que enseñaban himnos a los hindúes). Pero por encima de todo era acústico, no necesitaba electricidad para tocarlo ni en el escenario ni en casa (alguna vez no tuvo electricidad en los apartamentos en los que vivió).

El órgano traía de cabeza a los ingenieros de sonido que tenía que amplificar el instrumento.

 

Pag. 245. Nico. Richard Witts. Circe Editorial.

+ There are no comments

Add yours