La triste historia de Soeur Sourire


Jeaninne Deckers

La historia de Sor Sonrisa (Sor Sourire) se conoce a trozos. Su canción Dominique-ique-ique es patrimonio mundial del pop religioso pero poco se conoce acerca de cómo llegó a ser una estrella.

Primero cabe decir que a nuestra protagonista, Jeannine Deckers, ‘Soeur Sonrisa’ siempre le pareció un nombre ridículo. Se lo puso la superiora de su orden, que fue también quien negoció el contrato discográfico con Philips para sacarle un disco, quien decidió que no saldrían fotos de Jeannine en las portadas y quien decidió que los beneficios del disco irían destinados al convento de Fichermont en Waterloo.

El anonimato de la autora de Dominique-ique-ique y el rumor de que su belleza era proporcional a la pureza de su alma despertaron la curiosidad de la prensa. Muy pronto la canción se colocó en el número uno de Billboard desplazando “Louie Louie” de The Kingsmen. Fue entonces cuando el Show de Ed Sullivan se desplaza al convento y se desata la locura; la historia de la canción encuentra su lugar en los corazones de medio mundo y se venden dos millones de copias.

Jeannine, que está estudiando teología en la universidad de Lovaina, tiene una crisis vocacional y deja la orden. Es 1967 decide seguir componiendo bajo el nombre Luc Dominique, esta vez sobre temas controvertidos. Una de sus primeras canciones es una oda a la píldora anticonceptiva, (‘La pilule d’or’). El nuevo hit, no tuvo, como era de esperar, demasiado éxito y Jeannine subsistía dando clases de guitarra mientras construía y trabajaba en una institución para niños autistas.

A los pocos años, alguien la vuelve a buscar como ‘Soeur Sourire’. El fisco belga se pone en contacto con ella para que pague los impuestos que generó el super-éxito ‘Dominique’. Jeannine no puede hacer frente a la suma y alega que nunca percibido un céntimo de royalties. El convento sale en su ayuda y le da lo que consideraban que debía ser su parte pero la casa Philips, cuyos dividendos eran el 95% del total (el resto era para el convento) no quiso ayudarla.

Frente a la situación kafkiana de tal deuda, y derrotadas porque les embargan y cierran el centro de niños autistas, Jeannine y su pareja se sumen en una profunda depresión y se suicidan juntas el 29 de marzo de 1985.

La parte más triste de la historia es que, el día de su suicidio, la SABAM (Sociedad Belga de Autores, Compositores y Editores) declaró que había estado recaudando una colecta para ella y que  en ese momento ascendía a 571.658 francos belgas, más de cinco veces lo que debía a hacienda.

Rest in Peace.

*fuente: wikipedia

+ There are no comments

Add yours