Turismo herstórico: La Specola en Florencia y Francesca Woodman


El Museo de Historia Natural de Florencia, también conocido como La Specola por su pasado como observatorio astronómico, se encuentra en el centro de Florencia, fuera del circuito turístico tradicional. Poco concurrido, vetusto y extraño, llena un palacio que conserva una parte de las antiguas colecciones naturales de la ciudad, aquellas que se guardaron hasta el siglo XVII en la Galería de los Ufficci y que habían de competir con las principales colecciones científicas de Europa.

En su trayectoria de cinco siglos, el museo ha ido destinando parte de su fondo a otras instituciones y espacios y son actualmente la zoología y la anatomía, las secciones por las que es mundialmente conocido. En el lado de la zoología, cientos de especies que vivieron otros siglos se acumulan disecadas en las vitrinas de palisandro y cristal veneciano. Invertebrados, reptiles, peces, aves y mamíferos muertos, que se conservan por obra y destreza de taxidermistas del siglo XVIII, animales antiguos que acabaron su vida y transitaron hacia la muerte dejando en Florencia sus huesos, plumajes y aspecto.

Durmientes y moribundas, las venus de cera, capitanean la sección de anatomía. Son reproducciones a tamaño real de mujeres jóvenes muriendo. Sensuales, bellas y siniestras fueron concebidas como modelos médicos para enseñar anatomía sin tener que recurrir a cadáveres reales. Como odaliscas de idealizada belleza renacentista listas para ser diseccionadas reposan tendidas con sus miradas lánguidas expirando por última vez. Bajo su desnudez si les desmontan la cara o el torso, se descubren huesos, músculos, nervios y vísceras.

Francesca Woodman Specola HerstoryGeorge Woodman with his daughter Francesca, circa 1980. Photograph: Courtesy George and Betty Woodman, and Victoria Miro, London/The Estate of Francesca Woodman.

La Specola era un lugar que fascinaba a la fotógrafa Francesca Woodman. Procedente de Beale, un pequeño pueblo en Colorado, Francesca vivió en Roma y veraneó con sus padres en Antella, un pueblo de la Toscana. A los trece años, su padre, también artista, le regaló una cámara que no usaba y pronto, los líquidos del laboratorio familiar empezaron a revelar inquietantes imágenes con el cuerpo de Francesca como protagonista. Esas primeras imágenes adolescentes preconizan ya su enorme talento y sus imágenes más celebradas. Está allí el lenguaje que explorará como artista, las técnicas fotográficas a las que recurrirá y el universo del que se rodeó para crear algunas de las imágenes más turbadoras de la fotografía contemporánea.

Consciente del sofisticado ojo que tenía para las composiciones, Francesca era muy seria y determinada con su trabajo y perseguía hasta la extenuación las fotografías que quería. Quienes la conocieron destacan que nunca dejó nunca espacio a la improvisación. Nada en sus localizaciones, vestuario, encuadres y modelos es casual.

francesca-woodman-space2-providence-rhode-island-1975-1976-gelatin-silver-estate-print-the-estate-of-francesca-woodman

Francesca Woodman Space2, Providence, Rhode Island, 1975- 1976. Gelatin silver estate print. The Estate of Francesca Woodman

El potencial de La Specola como escenario para sus fotografías no pasó desapercibido a una joven Francesca Woodman y para conseguir quedarse sola en el museo, supo ganarse la complicidad de un guardia de seguridad que le permitió colarse fuera de horas y hacer cuantas fotografías había imaginado. En la planta baja de La Specola aguarda el salón de los esqueletos. Allí, igual que las viera Francesca a finales de los setenta, esperan al visitante grandes estructuras óseas como la del elefante o la ballena jorobada o un cachalote que varó en la costa de Livorno. Además, el salón muestra tres esqueletos humanos, son una mujer, un hombre y un niño. Fue en esa sala donde Francesca planeó una de sus fotografías más conocidas, Spazio 2, una imagen en la que sale mirando a cámara mientras abraza con su torso desnudo la vitrina en la que se encuentra la cabeza y mandíbula de una gran depredador.

Francesca Woodman Specola Cabinet I Love Herstory

 

En la sección de zoología, Francesca se fotografió en la vitrina del mapache y el zorro, con medio cuerpo vestido fuera de la vitrina, como si la estrechez del cubículo hubiera arrojado la mitad superior hacia afuera rebosando en el suelo.

Influenciada por la literatura gótica, el arte clásico y el misterio eterno de la evanescencia de las cosas, Francesca se convirtió en una fotógrafa de culto por su prematura muerte en 1981, cuando tras un mal día en el que le denegaron una beca y le robaron la bicicleta, se arrojó de un edificio del upper east side neoyorquino a los 22 años.

FRANCESCA WOODMAN 

Museo de Historia Natural de Florencia

La Specola

Via Romana, 17, 50125

Florencia, Italia

Fuente:

https://www.theguardian.com/artanddesign/2014/aug/31/searching-for-the-real-francesca-woodman

 

+ There are no comments

Add yours