Valerie Solanas


Valerie solanas The Factory

 Teórica y activista misandríaca

… Salvo que sea un hippie -¡todo un revolucionario tío!-, en cuyo caso preferirá los prados para vacas donde podrá follar a sus anchas y andar haciendo el gamba con su flauta y sus abalarios sin que nadie lo moleste.

El hippie parlotea mucho sobre su individualidad, pero no tiene más sentido en ella que cualquier otro hombre. Desea regresar a la naturaleza, a la vida salvaje, a la madriguera de los animales peludos, entre los que se cuenta, y escapar de la ciudad, donde queda al menos una huella, un vago comienzo de civilización, para ocuparse de actividades simples, que no requieran mucho esfuerzo intelectual: criar cerdos, follar y enhebrar cuentas de colores. La más importante de la actividad de la comuna es la jodienda colectiva. Si al hippie le atrae la vida de comuna es fundamentalmente por la posibilidad de conseguir coños gratis.

Manifiesto SCUM. Traducción de Diego Luis San Román.

+ There are no comments

Add yours